miércoles, 6 de enero de 2016

¿Solidarios o Chismosos?

“Luis, baje la perra”… la frase más escuchada, vista y/o leída de los últimos días en Colombia. Ciertamente, más leída y “reproducida” que cualquier comentario u opinión respecto a la inflación, escasez de agua y demás temas realmente importantes para nuestro país. Y es que, el señor Luis, su esposa y su auxiliar de servicios conyugales dieron de qué hablar al protagonizar un particular incidente en pleno centro de Ibagué; incidente que debió haber sido solo una discusión familiar y no una corraleja.

Tomada de Internet
Nadie podrá culpar a la esposa de Luis por haber protagonizado tal espectáculo en vía pública, luego de comprobar que su pareja   le era infiel. Seguramente es de esos sucesos de los que no se puede prever la reacción sin que se haya vivido realmente. Y es que, no hay reparo entorno al enfrentamiento familiar, lo  reprochable, es la abundante masa de espectadores  que rodearon la escena y que sin duda, no tenían velas en ese entierro, salvo los afectados por la parálisis vial.

Algunos le llaman a ese fenómeno de espectadores “cooperación, ayuda o solidaridad”… según el video, no se puede llamar ni cooperación ni ayuda ni solidaridad el acto ejercido por la mayoría de los mirones; hubo una flagrante  incitación a la violencia física al proveer de objetos contundentes a la mujer afectada, toda clase de frases y palabras que, en lugar llevar a la calma, al diálogo o a una salida pacífica al problema, alimentaban la rabia e ira de la esposa de Luis y era motivada para que arreciara el reclamo contra su esposo. En síntesis, no hubo solidarios, ni cooperadores ni ayudantes; hubo una cantidad de metidos y chismosos cuyo objetivo jamás fue positivo, y que en cambio, solo alimentaban su débil ego frente a un problema que jamás fue suyo, se alimentaron del sentimiento de rabia y conmoción de una mujer traicionada y por si fuera poco; presumir que subirían el video a las redes sociales.

“Esto va para Facebook” fue la frase utilizada por la persona que subió el video mientras grababa los hechos. Hechos, que debieron ser de incumbencia netamente familiar pero que, al haber sido expuestos en público, se convirtieron en ropa lavada y tendida en lavadero de inquilinato. Videos de burla, memes y demás ha generado el tema en mención.  ¿A qué hora la vida  privada dejó de ser privada? ¿En qué momento se volvió normal ser espectador de un suceso al que no hemos sido invitados? Un fulano dijo “es culpa del internet” yo digo no, no es culpa del internet; es culpa de una pobre formación personal que muta en exceso de chisme y acoso cuando se tienen herramientas de comunicación al alcance como celulares, tablets y demás. Si don Luis tiene moza, es un asunto que solo le importa a él y a su entorno familiar; no a la romería de ibaguereños agolpados frente a su carro, y menos, mucho menos a la prensa nacional.  

Hace unos días, fui testigo de un accidente de tránsito en el norte de Tuluá y dada la escena, pude probar la popular frase “dos heridos y mil metidos…” Sí, cantidad de personas se abalanzan como aves de rapiña ante cualquier acontecimiento trágico como accidentes, homicidios o “discusiones” familiares.

Algunas personas refieren el suceso como “un acto de solidaridad” ante la calamidad de un particular pero, la mayoría de “espectadores” no participan en un acto solidario sino, en un folclórico y poco cultural chismerío, incluso, abuso y hurto a las víctimas del suceso.  

En diciembre pasado, un camión que transportaba zapallos (auyama) en la vía que de Calima Darién conduce a Buga, perdió los frenos y chocó contra un barranco; dos de sus ocupantes murieron en el acto y otro quedó herido. Como es costumbre, llegaron cientos de “espectadores” y antes de ayudar al único sobreviviente, HURTARON la carga del camión, NO hubo acto de solidaridad, hubo un delito en medio de la tragedia.

En Tuluá, la ciudad desde donde se escribe esta opinión, hubo una época donde el sonido de disparos de armas de fuego era un tanto frecuente; por ende cuando sucedía, las personas con sentido común buscaban resguardarse para no ser víctimas de una bala perdida o del incidente violento; las que no (a los que no se  les dotó de sentido común u objetividad) ¡corrían despavoridas! Pero no a ocultarse sino a buscar el lugar exacto del hecho para anticiparse a la noticia, querían ver de primeros quién había sido la víctima y poder estar en primera fila antes que llegasen los demás rodeando a los afectados sin importar su propia seguridad.    


Según los diferentes medios de comunicación, y el diario vivir de las redes sociales, la situación de exceso de metidos y chismosos no es solo de Ibagué o Tuluá; en todo el país y gran parte de américa latina los ciudadanos gozan y disfrutan del dolor ajeno, de la tragedia del vecino y del llanto de quien supone su amigo. En conclusión, la mala educación provista por el sistema y la deficiente formación en los hogares hacia los menores, desencadena en nuevo karma para la sociedad que se atreve a confundir el chisme con la hoy, escasa solidaridad. Entonces, ¿Los espectadores de la calle de Ibagué son: solidarios o metidos? 

sábado, 7 de noviembre de 2015

Moral Selectiva: Fallo de la Corte


El pasado jueves 05 de noviembre, la Corte Constitucional literalmente “incendió” la decencia selectiva de gran parte de este país; con el histórico fallo que permite la   adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo.

La avalancha de opiniones de diferentes posiciones no se hizo esperar. Por un lado, los conservadores, religiosos y  practicantes de cualquier creencia o secta vociferaron en unísono su negativa a la reciente postura de la Corte, por el otro; los defensores de la “libertad” y de los derechos de las minorías en franca defensa.

Sin lugar a dudas, es imposible relatar en una columna de opinión el sin fin de posturas de la sociedad colombiana pero, es ponderable acercarse a los más comunes sean o no objetivos. Es claro que deberá manifestarse la  posición de quien escribe esta columna antes de continuar; a la pregunta ¿Está de acuerdo con la decisión de la Corte Constitucional de permitir la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo? he aquí la respuesta: No, no estoy de acuerdo que en Colombia se permita la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo, no porque crea que los homosexuales no están en capacidad de dar amor incondicional a sus hijos, no porque crea que no son aptos para adoptar, no porque crea que la homosexualidad se “contagia o se pega”, no porque crea que están enfermos, NO.  
Tomado de facebook

No estoy de acuerdo porque creo que Colombia NO está preparada para asimilar y convivir con familias “no tradicionales”, pasamos de discriminar a una población sexualmente no aceptada a discriminar a sus hijos y materializar la infamia del daño por ser diferente a conmensurables instancias como las de agredir y excluir a un ser en crecimiento y formación.  Imaginemos, una escuela donde a la reunión de padres de familia, vayan dos mujeres o dos hombres en representación de un niño, ¿cuál sería la posición de los padres de familia heterosexuales?

Dentro las razones por las que se falló en favor de lo discutido, se encuentra la de adoptar tratados internacionales y modelos de países desarrollados pero, Colombia no es un país desarrollado y por ello, resulta como si se estuviese en un crucero Trans Atlántico navegando sobre el río Bogotá, encallaría y perdería su objetivo; un automóvil último modelo pero sin ruedas, o tan simple como la popular frase “Es como darle pan al que no tiene dientes…” Un país mal educado durante décadas, donde la programación de televisión está compuesta por telenovelas y noticieros al servicio de los patrones del Estado, un país que no lee, un país que carece de un sistema de salud eficiente, un país que vota por un plato de lechona y demás...  NO está preparado para convivir con la diferencia, porque si no conoce sus derechos constitucionales como ciudadano colombiano, mucho menos será capaz de discernir a entendimiento propio y no ajeno el sermón de un cura o pastor basado en la biblia.  

Habrá que decir que desde tiempos memorables, una parte de la sociedad se ha obstinado en dominar a través del “temor a Dios” argumentado en diversas formas literarias contenidas en la biblia. Según la capacidad de entendimiento o discernimiento de cada época, se ha traspasado la barrera de lo puramente lógico al punto de discriminar “bíblicamente” a negros e indios por no tener alma es decir, como no entendían la denominación de raza, el haber colores de piel diferentes y  al mismo  tiempo seguir siendo seres humanos, eran despreciados y discriminados, con los años, cambiaron los pareceres, “se les iluminó” el saber y ya son “aceptados” dentro de la comunidad cristiana.

Las mujeres, fueron discriminadas durante siglos por divinidades incomprendibles. Los enfermos fueron sacrificados bajo el precepto demoniaco de la posesión maligna, etcétera. El reconocimiento de los derechos de las poblaciones excluidas por sus diferencias de género y racial, no se hizo precisamente por pedido de algún miembro de alguna iglesia sino, por personas discriminadas que se cansaron de la invisibilidad de los Estados y alzaron sus voces llamado la atención de la humanidad. Cuando fueron reconocidos por leyes, ahí sí, las iglesias "adaptaron" sus discursos y fue como borrón y cuenta nueva    En síntesis; la iglesia y su poco entendimiento (ignorancia e incapacidad científica) fueron la madre de la discriminación de las diferencias entre la misma humanidad.

Niña de 11 años trabajando
en el norte de Cali
Regresando al objetivo de este escrito, vale la pena analizar los contextos con los que se encara el debate sobre la adopción en Colombia, hay quienes parafrasean con “¡Qué será de nuestros niños en manos de los gays y las lesbianas!”… ¿nuestros niños? ¿Acaso son nuestros niños, esos que están mendigando en los semáforos, son nuestros niños los indígenas que deambulan por las calles, son nuestros niños esos que mueren de hambre por insuficiencias del sistema que les niega sus derechos básicos, los que venden flores en la zona rosa, los que cuidan motos en los parqueaderos informales? Ahí, ya no son nuestros niños, son los niños de nadie, los niños que solo sirven para ser caballito de batalla doctrinal.

La mayoría de los discursos en contra del tema en debate, basan sus argumentos en lo moral, en el declive ético que abunda en nuestra sociedad, en lo inmoral que se ve una familia compuesta por una pareja del mismo sexo y demás. Son los mismos que consideran inmoral a quien piensa diferente, no necesariamente por su condición sexual. Para ellos, son inmorales quienes se tatúan, quienes consumen marihuana, quienes no van a una iglesia, quienes escuchan o gustan de música “rara”, etcétera. Cabe recordar, que en la década de los 90, los cristianos fundamentalistas en Colombia, así como católicos, daban por “satánico” a Michael Jackson; claro, como no entendían lo que cantaba, entonces decían: “alaba al diablo en sus canciones…” ya ven, ahora que entienden algo de inglés, ya no es satánico.

Tomada de Internet
Los padres de la moral; curas y pastores, consideran una completa aberración tal decisión de la Corte. dicen temer que los niños corran peligro en manos de una pareja del mismo sexo. ¡Qué coraje! Los burros también hablan de orejas cuando no se ven al espejo, la Iglesia Católica ha protegido durante décadas a pedófilos y agresores de menores, sus seminarios son lo más parecido a un club homosexual de alto prestigio; se reservan el derecho de admisión y se preparan para ser profesionales en llevar una doble vida. En Tuluá por ejemplo, un pastor de una reconocida iglesia, sostiene una relación con uno de los líderes de su congregación. El pastor es casado y tiene hijos ¿Dónde está lo que predica? ¿Es de puertas para afuera? ¿No hay pecado mientras siga siendo secreto?

Podría escribirse un libro de innumerables páginas intentando descubrir la falsa moral de una sociedad con fe y voluntad selectiva, esa sociedad que no vive ni deja vivir, esa que destruye a través del juicio a la diferencia. Por eso, es mejor concluir esta opinión así:

1.       Si lo que quería la Corte con la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo era adoptar tratados internacionales, para dejar a Colombia en estándares universales aceptables a nivel de países desarrollados, entonces ¿por qué no se adoptan tratados y modelos de sistemas educativos, de salud y de desarrollo social sostenible, realmente eficientes?

2.       No se puede seguir legislando ni debatiendo con la biblia bajo el brazo, o preceptos divinos cuando hoy, en pleno siglo XXI, la ciencia nos acerca la verdad desde la lógica y no desde las suposiciones del entendimiento.

3.    El debate debe estar al margen de la agresión y la violencia, si para defender su posición, usted tiene que recurrir a ello, quiere decir que está equivocado. El respeto a la diferencia en el debate acerca las partes a la convergencia.

4.    Pongámosle las ruedas al automóvil último modelo para que pueda ser útil, que el crucero navegue en la bahía  y que el pan se dé a quien pueda comerlo.

Lo aquí planteado, es solo la opinión de quien escribe este documento, no es la verdad absoluta y por supuesto, se respeta a quien piense diferente; piense.


Jefferson Gutiérrez Romero



lunes, 2 de noviembre de 2015

Elecciones en Tuluá, resultado; NO MÁS CHEPE

Palacio Municipal de Tuluá
Siete candidatos se disputaban el primer cargo de la ciudad, mi ciudad, con dos ingredientes fundamentales; el continuismo o el cambio. El primero, representado en la candidata zarzaleña Lina María Segura,  ficha clave del actual alcalde del corazón del Valle y por la cual se “botó” la casa por la ventana para su campaña. Con lo que no contaban, es que los tulueños estábamos cansados y con hastío de la actual administración y es que, José Germán Gómez (alcalde) se convirtió durante estos cuatro años en el peor mandatario que hayamos tenido en la villa de Céspedes. La peor crisis en materia de seguridad, movilidad, transporte público e inversión social se vivió bajo el mandato del mencionado personaje. Cabe recordar que su elección en 2011, se hizo a “pupitrazo suelto” violando toda norma de ética y legalidad electoral. Ahí, las consecuencias.

A la candidata Lina Segura, no solo la respaldaba el cuestionado alcalde, sino la reconocida y también cuestionada Dilian Francisca Toro (hoy gobernadora), las fiestas más “sonoras” jamás hechas en campañas electorales en Tuluá se  llevaron a cabo por y para  las dos mujeres. Esta campaña maquinó sus propias encuestas donde auguraban, que Tuluá la elegiría con más del 30% de los votos pero, el día de la quema, ella consiguió “quemarse” con solo el 17 %  en el tercer lugar de la contienda.

Con el primer ingrediente de continuismo, venía matriculado también el candidato por el partido liberal John Jairo Gómez, quien pese a asegurar que no tenía nada que ver con la actual administración, no pudo distanciarse de su jefe político y representó el plan “b” de Chepe y Toro. Como dice el adagio popular “con su nadadito de perro” consiguió el segundo lugar de las elecciones con el 25.66 %. Dijo representar a los ciudadanos de estratos bajos y medios, que sería el alcalde de “la carrilera para abajo” (Para los que no conocen, es la margen que separa a la Tuluá de las oportunidades y la Tuluá de las pocas oportunidades). Y sí, caló entre el electorado que le permitió ser la sorpresa de los comicios en la ciudad corazón.

Es de precisar, que en materia de capital político, John Jairo Gómez Aguirre acaudaló maquinarias alquiladas, es decir, grandes "politiqueros" de la región lo respaldaron y le sumaron al amplio porcentaje obtenido el pasado 25 de octubre. Jorge Homero Giraldo, Diego Tenorio Arzayús, los "Nule" de Tuluá (Deni Osorio y Llener Borja), el mismo Rafael Eduardo Palau, entre otros. Lo que significa; intereses adicionales, politiquería tradicional y no militancia. 

Gustavo Adolfo Vélez Román. Nuevo alcalde de Tuluá.
Foto tomada de facebook
El segundo ingrediente era el cambio, representado en Gustavo Adolfo Vélez Román por el partido MAIS, que en su tercer intento para ser alcalde de Tuluá, logro inclinar la balanza y arrebatar ocho años de corrupción y poder político patrocinado por Dilian Francisca Toro y cuyos resultados fueron la peor época administrativa, social y de seguridad en la historia de Tuluá. Se dice que Vélez era apoyado por Rafael Eduardo Palau, ex alcalde y actual representante a la cámara y “suso” enemigo político de hace cuatro años, esto opacó su campaña, así como el decir de su abandono a Tuluá luego de las elecciones de 2011 pero, ¿Quién no se va de la ciudad donde las elecciones ganadas en las urnas se las roban en la Registraduría?

En fin, con todo y todo, resultó ser el nuevo alcalde de los tulueños con el 34.51 % de los votos. Los tulueños esperamos que, tanta insistencia para ser alcalde de la ciudad tenga un propósito de bien común y se cumplan las propuestas que hagan de la ciudad corazón un mejor y más competitivo vividero.

Marco Arbelaez
Foto tomada de facebook
Hubo otros cuatro candidatos “interesados” en llegar al palacio municipal de la 25 con 25, unos cuyas aspiraciones se quedaron en intenciones porque, jamás encontraron forma a su campaña, la curva jamás ascendió y para unos, ni siquiera despegó del vértice. En esta lista también hubo una sorpresa, fue la del candidato Marco Arbeláez, convenientemente inscrito por la Unión Patriótica, quién logró “pescar” a casi nueve mil votantes en una ciudad donde pocos, muy pocos lo conocían. ¿Por qué el fenómeno? Porque logró cautivar eficientemente la opinión de quienes no quieren maquinarias, que no creen en la política pero que de cierta manera saben que deben votar y ayudar a inclinar la balanza. Despertó el “tulueñismo” entre los jóvenes del corazón del Valle y acaparó  militancia. Ningún candidato al concejo estaba con él, ni siquiera los de su propio partido, lo que lo hace todavía más ganador y dueño de su capital político.

Militancia, es esa palabra que representa el capital político ganado en un proceso electoral, sin duda alguna él, fue el único candidato que logró tal hazaña y  quedó inscrito en la mente de los electores que pese a no ganar el primer cargo de la ciudad, sí ganó reconocimiento  y el posicionamiento de su nombre para el futuro político suyo y de la ciudad.

También era candidato Martín hincapié, de Cambio Radical, un candidato que tímidamente despegó, pero su curva jamás ascendió. Fue la campaña de las grandes ideas, de los discursos elaborados pero al tiempo, de la poca ejecución, de las casualidades y, muchas veces de la improvisación… eso reflejó su compleja imagen política. Por un lado, una foto de baja calidad con un dedo acusador que quiso representar la seriedad y preocupación ante la grave situación de Tuluá o, al menos eso quisieron decir sus coequiperos cuando se refirieron a que la “risa” de los demás candidatos era hipócrita con la realidad tulueña; pero por otro lado, la cantidad de fotos de él “riéndose”, con su mejor cara, pudo deducir que la primera fue una absoluta casualidad que no jugó a favor. El resultado, 5.64 % del total de votos, no logró acomodar a ninguno de sus aspirantes al concejo; franca debilidad política cuando los 4.500 sufragios de él, hubieran podido endosarse en beneficio de los aspirantes  la corporación tulueña de su movimiento. Cabe resaltar que la derrota política contrasta con la efectiva y positiva vida pública del ex candidato tanto en Tuluá como en Chocó.
Plaza Cívica Boyacá



Carlos Saldarriaga del partido Verde y Miguel Ángel González del Polo no despegaron del vértice de opinión, el primero con gran experiencia pública pero con poco respaldo político y el segundo, se entretuvo en campaña, solo se entretuvo.


En Tuluá como en  gran parte del país, no ganó un partido político, ganó una causa de ciudad que representó el rechazo de los ciudadanos a la actual administración, ganó el NO al continuismo y a la voluntad política de José Germán Gómez, el alcalde que hace historia por ser el mandatario menos querido y el que más daño administrativo causó a Tuluá. 

domingo, 3 de mayo de 2015

Angelino, el diablillo Garzón

"Cumbre de la "U" en el apartamento de Angelino Garzón"
Para empezar a hablar y, posteriormente escribir de alguien, se debe por norma literaria y periodística, definir su perfil y partir de este para recrear y ambientar un texto según su objetivo. Pues bien, cuando el sujeto del proyecto escrito es  Angelino Garzón, las condiciones literarias podrían cambiar, dado que, definir su perfil puede ser una completa odisea.

De las pocas cosas que no podrán ponerse en duda respecto al ex vicepresidente son su gentilicio y natalicio: bugueño nacido el 29 de octubre de 1946, desde allí, todo podrá ser como ir del cielo al infierno, de salado a dulce o, de izquierda a derecha; al mejor estilo camaleónico superando a grandes lustres de su clase como Roy Barreras y otros sujetos cuya ideología es equivalente a una necesidad electoral.

Sobre la década de los 80’s, Angelino Garzón defendía las banderas de la CUT, la  Central Unitaria de Trabajadores, organización sindical reconocida por sus serias afinidades con movimientos de izquierda y posiciones ideológicas que se enfrentaban al capitalismo de la época. Hizo parte del partido comunista colombiano, de vertientes directas marxistas y leninistas, fue vicepresidente de la casi extinta (en la época) Unión Patriótica  hasta inicios de los 90’s. Finalmente, militante oficial de la Alianza Democrática M -19. Seguramente, su última militancia en la izquierda.

En el 2000, fue ministro de trabajo durante el gobierno de Andrés Pastrana, aún es recordado su paso por el gabinete del gobierno conservador dada su aclamada popularidad. Hay que reconocer que logró romper la barrera de elitismo con la que posaban los ministros de la época y pudo acercarse a la clase  que llegó a representar en los 80’s.  Su bandera popular, “hijo de una lavandera”… Admirable progreso personal. (No habrá más referencia al tema para evitar susceptibilidades.)

En el 2003, fue franco ganador de las contienda electoral por la gobernación del Valle del Cauca, seguramente, representó ante los votantes la posibilidad del cambio, representó a los ciudadanos que no votan por la  típica clase política que tenía sumido al departamento en un sinfín de hondos problemas sociales y fiscales, es decir, llegaba como anillo al dedo, a un departamento, su departamento, golpeado por la desazón de la corrupción.

Lo que en principio pareció el más grande acierto electoral y de potencial desarrollo para el Valle del Cauca, se convirtió en más de lo mismo, seguramente no desde la corrupción visible, pero sí desde la incompetencia administrativa, el Valle del Cauca, se detuvo en el tiempo y sufrió el mayor estancamiento de su historia. No siendo suficiente, Angelino Garzón fue el causante del hasta hoy, el mayor descalabro patrimonial hecho jamás; no se los robó, pero su deficiente administración desobligó el pago de una sanción por el NO cumplimiento de condiciones para la construcción de la doble calzada Cali – Candelaria en manos del consorcio CISA.

La flamante respuesta de Angelino Garzón ante la demanda, fue promover particulares movilizaciones dirigidas por él, además de una absurda huelga de hambre con la que buscaba frenar la sanción al departamento que por ese entonces redondeaba los 15 mil millones de pesos. Hoy, gracias a su incompetencia, el departamento del Valle del Cauca debe al consorcio CISA cerca de 44 mil millones de pesos con intereses incluidos.  Surge entonces la discusión… ¿Qué tan competente es un gobernador cuyo actuar está condicionado a manifestaciones populares y no a procesos administrativos y jurídicos? Lo que traduce en … ¿Qué tan competente es Angelino Garzón para ejercer cargos públicos?

Fue el gobernador de las tibiezas, el que acompañaba cada causa desde la emocionalidad de marchas que rápidamente perdieron sintonía. ¿Que hubo atentado en Buenaventura? Marchemos por Buenaventura. ¿Que hubo atentado en Cali? Marchemos por Cali. ¿Qué hubo accidente trágico en la vía Tuluá – Riofrío por el mal estado de la vía? Marchemos por los accidentados…  y así, jamás hubo actos administrativos de impacto, ni de medio impacto, porque las marchas NO solucionan nada.

Angelino Garzón en Tuluá enero de 2004
La cara oculta de la moneda, empezaría a ser conocida cuando se sumó en 2007 al entonces presidente Álvaro Uribe Vélez en la campaña por la defensa del TLC con Estados Unidos. Un baldado de agua fría cayó sobre sus seguidores de causa… ¿un sindicalista promoviendo uno de los proyectos de Estado que más derechos laborales desfavorece? Es de saber que las organizaciones sindicales de Colombia, en unísono se opusieron entonces a la firma del tratado de libre comercio  dado el impacto negativo que sobre el sector caería. Pero, contra las corrientes de izquierda, Angelino Garzón se puso la camisa del TLC violando cualquier rastro de objetividad ideológica.

Para quienes leyeron desde 2003 el actuar politiquero y populista de Angelino Garzón, era previsible que su apoyo al TLC con Estados Unidos fuera solo el comienzo de una desbandada  de principios políticos tirados al mejor postor. La sorpresa de sorpresas llegó en 2010 cuando portó oficialmente la bandera del uribismo como fórmula vicepresidencial del hoy presidente Juan Manuel Santos. ¿En qué cabeza cabe, venir de alas extremas de la izquierda (PCC) y saltar en cuestión de años a las alas extremas de la derecha? Solo cabe en la cabeza de Angelino Garzón.

Hay quienes dijeron que se trataba de un comodín electoral, victimizaron la figura de Angelino Garzón con la poca dignidad política que le quedaba bajo el argumento de “utilizaron al pobre Angelino …” y no, resulta que cada proceso fue un comodín para Angelino Garzón. Quedó probado en su actuar durante el  ejercicio como vicepresidente que poco le importaron los procesos de Estado, se atrevió a utilizar su famoso populismo para apoyar causas como las del incremento del salario mínimo que solo quedaron ahí, en populismo. Se convirtió en el uribista mejor pago del gobierno Santos, el problema no era ser uribista, el problema hondo era qué clase de uribista era Garzón, bajo qué escudo estaba Garzón.

Dijo separarse de la unidad nacional (Partido de la U) y querer armar rancho aparte en torno de ser candidato a la alcaldía de Cali, rifirrafe va y viene entre Garzón y Roy Barreras a la sombra del centro democrático cuyo guiño no se hizo esperar y ante la luz pública empezó su sonar de cascabeles como el abanderado para ser alcalde de Cali bajo cualquier condición, no importa cómo, ni por encima de quién, lo importante es llegar. Es hoy, su mejor consigna.

Por lo visto, Angelino Garzón jamás fue defensor de los DDHH, ni le apostó a los derechos sindicales, solo usó comodines como trampolín nacional, se apoderó de causas sociales  y logró subir donde nadie jamás creyó; ser vicepresidente de la República.

En la foto de portada, se aprecia a un Angelino Garzón lleno de desazón, sin reparo alguno por los mínimos estándares de presentación personal y respeto por la opinión pública, más, tratándose de un “noticiononón” político donde lograba su tan anhelado cometido: ser candidato a la alcaldía de Cali. Ahí,  está la mejor representación gráfica de lo carnavalesco que resulta su interés por el poder. Se burla de sus seguidores mientras cumple sus caprichos.

Como se anticipó al inicio de este escrito, es imposible definir un perfil político para Angelino Garzón, claro, un perfil coherente y sano para la realidad social de Colombia y refleja en cambio una  torcida línea ideológica sin los más mínimos argumentos de causa comunitaria ni de irrisorio respeto por los votantes. Angelino Garzón quiere ser alcalde  Cali solo por permanecer en la escena política, porque ama el poder y porque se acostumbró a él.



Recuerden amigos caleños, que antes que caleños somos vallecaucanos, y, que ya Angelino Garzón demostró lo que es capaz de hacer con nuestro departamento, no le quedará difícil hacer de Cali un nuevo monumento a la incompetencia, al estancamiento. 

miércoles, 14 de agosto de 2013

Pacífico Esclavo

Acantilados cuando la marea está baja
La costa pacífica, una joya de la biodiversidad mundial es hoy por hoy un indigno ejemplo del resultado de años de corrupción al interior del Estado colombiano. Comúnmente se ha escuchado decir “los gringos se aprovechan de estos pueblos” “el imperio nos tiene oprimidos” … en fin, tantos ir y venir buscando responsables de la pobreza de gran parte del pueblo colombiano al punto de definir absurdamente que “los pobres son pobres porque quieren” y sí, algunos están complacidos en su estado de escasez, pero para la mayoría, el estado y su nacionalidad no les han dejado otra opción que ser pobres, vivir entre riquezas pero en las más increíbles aproximaciones de miseria. Lo inaudito; no son gringos, no son los del imperio, no son los Yankees, son colombianos que oprimen colombianos, hombres y mujeres nacidos bajo la misma bandera pero que parece corriera en su sangre los genes de los españoles que extinguieron nuestras civilizaciones antiguas y no los genes de una patria supuestamente en vía de desarrollo. 

Cabecera de Juanchaco a orilla del mar (Foto Carlos M. Bueno)
Hace diez años, Juanchaco, La Barra y Ladrilleros eran poblaciones costeras viviendo su época dorada, turistas iban y venían durante todo el año a disfrutar lo que aún es hoy el paisaje biodiverso más bello del pacífico colombiano: esteros, acantilados, playas, manglares, cielo azul, mar encantado, avistamiento de ballenas, etcétera. Todo un epicentro de placer resumido en bondades de la naturaleza. Hoy, a estas poblaciones literalmente se las está comiendo el mar, particularmente la población de Juanchaco de unos 1200 habitantes nativos y cuya ubicación está al nivel del mar se encuentra en franca zona de alto riesgo, el caserío carece de gracia urbana lo que a la vista del turista podría parecer un asentamiento subnormal a orillas del Pacífico, esto se ha traducido en una notable disminución de turistas, tanto, que de los 365 días del año solo cuentan con 70 de ellos para trabajar el turismo. Angustiante panorama económico si se tiene en cuenta que la región sobrevive de esta actividad y de la pesca. A este fenómeno se le suma un degenerativo sistema de educación pública que ha sumido en el conformismo a sus habitantes, no se han educado para generar conciencia ambiental y productiva que aproveche sus potenciales no solo turísticos sino agrícolas o pecuarios. Los pobladores consumen los alimentos más costosos que quien escribe esta columna haya visto, y no es porque consuman mariscos al desayuno, almuerzo y cena; no, cada huevo o arroz que haga parte de su canasta debe ser “importado” del interior de Colombia, ni siquiera del distrito de Buenaventura porque allá, no producen ni agua. Como dice un poblador “nos quieren borrar del mapa allá en el Valle” plop! Puede pensarse que es una exageración. 

Colombianos Opresores

Antiguo muelle en Buenaventura
Se puede pensar que ese “nos quieren borrar del mapa en el Valle” es una gran exageración de los pobladores, que su idiosincrasia les permite palabrear con este tipo de expresiones, pero, objetivamente sí están siendo víctimas de un sistema que no los está favoreciendo, están siendo marginados y sus derechos vulnerados. Juanchaco se encuentra a 1 hora de Buenaventura en un recorrido en “lancha rápida” que para turistas tiene un valor de $ 50 mil pesos ida y regreso, costoso pero podría decirse que el turista tiene cierta capacidad económica como para asumir este valor de desplazamiento. En la oficina de  la cooperativa de transportadores de lanchas en el muelle de Buenaventura dice “precio especial para nativos”  tiene el delicado descuento de $ 3 mil pesos, sí, $ 47 mil pesos vale el transporte de un nativo desde su población hasta el acceso a médicos, educación superior, alimentación, mercado, enseres, etcétera, un verdadero atraco a la dignidad de personas humildes que se ven obligados a no salir de su caserío porque no tienen con qué movilizarse hacia el puerto, algunos llevan meses sin hacerlo y ven aún lejos la posibilidad de ir a Buenaventura. Las lanchas rápidas tienen capacidad hasta para 35 personas, en promedio, salen tres recorridos (ida y vuelta) diarios que dejan en las arcas de las cooperativas y el INCIVA (Instituto para la Investigación y la Preservación del Patrimonio Cultural y Natural del Valle del Cauca) hasta $ 450 mil por cada trayecto. Suponiendo una movilidad promedio de 20 pasajeros y que todos fueran nativos, si son 3 trayectos día, podemos hablar de $ 2.700.000 diarios, de estos, se pagan hasta 30 mil pesos por día a quienes intervienen laboralmente (Conductor lancha, auxiliar, despachadores en cada muelle) es decir $ 120 mil pesos por honorarios y aproximadamente $ 450 mil pesos en combustibles diarios. ¿Qué pasa con el dinero restante? Además se debe tener en cuenta que las lanchas se encuentran en malas condiciones, 2 de cada 4 automotores detienen su marcha en alta mar por fallas mecánicas que se pueden prevenir  en simples mantenimientos, y, entre otras cosas las personas involucradas laboralmente no cuentan con seguridad social. El INCIVA tiene pignorados los ingresos del muelle por conceptos de transporte argumentando la concesión. ¿Puede una empresa del estado adscrita a la gobernación del Valle del Cauca en asocio con las cooperativas transportadoras contribuir al deterioro de la calidad de vida de los pobladores de la costa? Cabe el referente que ya tiene INCIVA en el Jardín Botánico de Tuluá; como no deja dinero, su estado es precario. 
Acantilado en Juanchaco

Además del  INCIVA, la CVC (Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca) Otra empresa vallecaucana y con fines ambientales y sociales, ha “invertido” desde hace 12 cerca de $ 2 mil millones en proyectos forestales y productivos en la región con el supuesto objetivo de generar alternativas productivas en Juanchaco, Ladrilleros y La Barra. Intentaron sembrar chontaduro, yuca, zapallo, papaya y otros muchos pero nada de esto dio resultado, fertilizaron y alcalinizaron a diestra y siniestra la tierra con el apremiante que nunca se hizo un análisis del suelo que permitiera ser hoja de ruta para el proceso agrícola, hicieron las cosas al revés y por ende toda esa platica se perdió, los pobladores no pudieron trabajar, pero en cambio los encargados de los proyectos en la CVC si recibieron sus honorarios jugosos durante 12 años, por cada paquete de semillas listaban al 100% de los pobladores para justificar su trabajo… La CVC insiste que la tierra de allá no sirve, pero a orilla de mar, sobre arenas húmedas y frente a vientos de hasta 50 km/h algunos pobladores han sembrado lulo, papaya, zapallo, ají y demás con un contundente éxito, incluso sin poner un gramo de urea o de cal, como dice una pobladora “a la gracia de Dios”. ¿Curioso y cuestionado objetivo de la CVC verdad?

Muelle de Juanchaco
Para terminar con Juanchaco, los pobladores además del tremendo costo de desplazamiento hacia Buenaventura, deben sortear un peligro: el muelle del caserío; una estructura de cemento deteriorada por la fuerza del mar y que no cuenta con desembarcaderos, solo la pericia de los viajeros hace que se cumpla el objeto de subir o bajar de la lancha, la misma suerte quizás acompañada de equilibrio, porque la lancha se acerca a las escaleras del muelle y salvo unas cuerdas improvistas, nada estabiliza la embarcación y sigue al vaivén de la marea. Discapacitados, ancianos, madres gestantes o con niños en brazos viven una odisea. 

Para terminar, complemento la columna con una situación parecida en el área continental de Buenaventura, zona rural habitada por campesinos en un 70% desplazados de otras áreas del litoral, la CVC y organismos “competentes” de Buenaventura les dijeron hace 5 años que esta ciudad era un “Desierto con árboles” que no se daba nada, que no se pueden criar ni





Muelle actual en Buenaventura
reses, mejor dicho, pierden su tiempo como campesinos. Tercos ellos, quisieron insistir y tal es la sorpresa que hoy cerca de 40 campesinos producen todo un abanico de productos agrícolas y avícolas que siguen siendo invisibles ante las autoridades. Algo curioso es que Buenaventura hace cuarenta años producía cerca del 60% de los productos agrícolas que consumía y también había ganaderos.  Dicen algunos campesinos que “el mercado de carnes está controlado por mafias del centro del Valle del Cauca (ganaderos de Tuluá y Buga) “paracos” que no dejan que los negros progresemos” suena traído de los cabellos, pero los que somos testigos de la realidad social de Buenaventura podemos empezar a creer en estas palabrerías, más que palabrerías son un grito desesperado, un grito que pide un cambio ya, quieren trabajar y sobrevivir dignamente, algunos piden incluso que sean separados del Valle del Cauca dice uno de los líderes “si es que les damos tanta pena y vergüenza pues sepárense de nosotros, déjennos en paz” no hay posibilidades de discusión cuando la historia les ha demostrado que parecen sobrar en esta sociedad de sistemas particulares, intereses oscuros y corruptos objetivos. 

Hace casi un mes se celebraba un año más del grito de la independencia, ¿será que realmente hay libertad? La única diferencia es que han pasado más de 200 años y que los opresores hoy no son españoles ni su corona, son colombianos que oprimen colombianos. Menos fanatismos políticos, menos religiones y más humanidad!! 

Jeff

sábado, 12 de enero de 2013

Derechos Humanos: Condiciones y Restricciones

Anna Leanor Roosevelt
La Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada y proclamada por las Naciones Unidas de la mano de Anna Leanor Roosevelt el 10 de diciembre de 1948, es considerada la Carta Magna Internacional para toda la humanidad y  pese a los 64 años que han pasado desde su declaración, hoy sigue siendo la “insignia de la esperanza” para los desprotegidos, para los que a pesar de pertenecer a la especie humana, ven vulnerada su existencia, 30 artículos que buscan la dignidad del hombre como especie y que permite desde entonces soñar con una utopía de felicidad entre quienes habitamos este universo. Pero, ¿Qué hizo falta a tal documento para que hoy pareciera no existir en gran parte de la humanidad? ¿Acaso no es claro el concepto de especie humana? Ver Declaración

¿Qué tal si miramos la definición de “humano”? no sea que nos estemos equivocando y de pronto algunos de nosotros no calificamos para denominarnos de esta especie.

Una simple y breve definición de un elemental diccionario de la lengua española, resume “Humano” en: Persona, Hombre; Definición de Persona: Individuo de la especie humana ya sea hombre o mujer; Definición de Humanidad: Conjunto de todas las personas del mundo. ¿Claro verdad? Hasta ahí, creo que nuestra posición como especie nos permite denominarnos humanos, y por tal, nos permite apropiarnos de nuestros derechos proclamados aquel 10 de diciembre de 1948.

Partiendo de lo expuesto anteriormente, me permito suponer que dadas las condiciones actuales de violación a los DDDHH en todo el planeta, la flamante pero fracasada lucha por alcanzar la equidad social con estrategias que buscan unir esfuerzos desde la ONU y los países miembros de la organización enmarcados en tratados y declaraciones parecen quedar en las mejores intenciones y en deseos que contrastan con lo que a diario vemos en nuestra región, incluso en países desarrollados donde podría hablarse de libertad, se aprecia que los DDHH cojean, o, en resumidas cuentas la Declaración Universal de los Derechos Humanos contenía una “letra pequeña” con términos y especificaciones, o, contenía un “*Aplica Condiciones” seguramente no desde quienes proclamaron aquella Carta Magna, sino de parte de quienes hoy tienen en sus manos el poder, quienes hoy gobiernan desde lo legítimo o lo ilegítimo y que seguramente de una manera u otra interfieren en el cabal cumplimiento de la defensa vehemente de los DDHH.

*¿Aplica Condiciones y Restricciones?

Desde mi opinión, el clasificar la humanidad por “poblaciones” o “categorías” manifiesta una diferencia dentro de la misma especie traducido a una mala y perjudicial práctica conocida como “Discriminación”, tan simple como en las demás especies del reino animal; en la especie de los perros, los chiguaguas, dálmatas, pastores alemán, frespuders o lo que coloquialmente llamamos “Chandoberman” siguen siendo de la especie de los perros sin importar su “pedigree”. La Declaración Universal de los Derechos Humanos no  contiene excepciones ni categorías que sesguen su funcionalidad y efectos en las naciones, por ningún lado dice que son solo para blancos, hombres preferiblemente, heterosexuales, de raza pura, que vivan en la urbe, de clase social moderada, etcétera. No, simplemente se declara para humanos y de allí a toda la diversidad que contiene nuestra especie, reconociendo en sentido común que las mujeres son tan seres humanos como los hombres; que no hay distinción ni condiciones entre blancos, negros, mestizos, mulatos, zambos o indios; que los cristianos, ateos, musulmanes, gnósticos y cualquiera sea su credo son humanos; los heterosexuales, homosexuales, bisexuales, asexuales y transexuales no tienen diferencia alguna a la hora de clasificar su especie; simplemente son humanos; tampoco importa si se es comunista o capitalista, de izquierda o de derecha, conservadores o liberales…. En fin, simplemente humanos.

Desde mi experiencia como activista de los DDHH, cuestiono la defensa particular de las diferentes poblaciones y categorías en las que se dividió la humanidad; para ilustrar un poco, las noticias sobre asesinatos de mujeres en Colombia se convierten en escándalo del día, se anuncian cifras al respecto y la respuesta de las autoridades es inmediata así sea para salir del paso a los medios. Preciso la situación del departamento de Antioquia al noroccidente de Colombia donde en 2012 se registraron 2.429 homicidios de los cuales 215 corresponden a mujeres, el rechazo de la ciudadanía no se hace esperar y empieza una popular y bulliciosa campaña en pro de la defensa de género. Cabe aclarar que no me opongo a estos movimientos, pero sí a la discriminación de los otros 2.214 asesinatos que corresponden al género masculino ¿Acaso para la sociedad se hizo común y corriente el asesinato de hombres? ¿Acaso la sociedad perdió tanto su rumbo que no reconoce ni se apropia del derecho a la vida? ¿Hay alguna diferencia entre hombres o mujeres que haga más humano a un género?

Fem Taxi
La alcaldía de Medellín, capital de Antioquia, diseñó una estrategia que pretende reducir los índices de violencia a la mujer a través de taxis seguros, el programa se llama “Fem Taxi” los cuales son conducidos por personas cuyo pasado judicial es intachable y que poseen  certificado de “buen comportamiento” garantizando un sello de seguridad y confianza para la protección a la mujer(inicialmente 100 taxis). No desconozco ni desapruebo iniciativas que prevengan el abuso sexual o el maltrato a la mujer, pero ¿por qué no se piensa que la “seguridad y confianza” es necesidad de la sociedad entera la cual está compuesta por “seres humanos”?, es decir, ¿Por qué no garantizar que los cerca de 20 mil taxis que circulan por Medellín sean conducidos por personas garantes de la seguridad de sus pasajeros sin importar su género?

Petronio Álvarez (foto de El Clavo.com)
En otro caso que cuestiono y que asumo como un promotor de discriminación es el de las organizaciones que defienden los derechos de los hombres y mujeres de raza negra, al punto de crear eventos donde solo pueden participar sus protegidos como es el caso de los “reinados afrorecientemente instituidos por la modelo Belky Arizala, el cuál surgió por los actos de discriminación en los reinados de Colombia, paradójicamente su evento excluye a las mujeres blancas;  y el mismo Petronio Álvarez en Cali. En este último fui testigo hace algunos años de la discriminación a la que fuimos sometidas varias personas al querer participar del evento, uno de los asistentes en voz alta y llamando la atención de sus acompañantes dijo “esto es solo para negros, vayan diviértanse en la sexta” no pude evitar sentirme mal, seguro, era la primera vez que me sentía “discriminado”, discriminado por ser blanco. Asumo que el sujeto que nos habló de esta manera habría sido discriminado por su raza “en la sexta” y quiso desquitarse en ese momento. No puedo juzgarlo porque también he sido testigo de cómo la historia los tachó y los hizo inferiores al punto de creer que no poseían alma, ¿Qué mentes ignorantes y maquiavélicas pudieron promover tan abominable discriminación?

Hoy los gobiernos de países en vía de desarrollo (Trancón en la vía, desarrollo a paso lento) crean cargos estatales para la atención, protección y defensa de los derechos de los “humanos diferentes”; existen oficinas para atención a negritudes e indígenas, a mujeres, a comunidades LGBTI, etcétera, resaltando su estado vulnerable en la sociedad y separándolos de los demás a través de clasificaciones que a la vista resultan poco útiles porque el fondo debe ser educativo. Para muestra, miremos lo que sucede en el Litoral Pacífico en Colombia: Desde Juradó en Chocó hasta Tumaco en Nariño la situación de las comunidades de raza negra e indígenas es lamentable por donde quiera que se aprecie, ahora, ¿de quién es la responsabilidad? ¿A quién compete garantizar los DDHH en un país? A los gobiernos, a los mismos que se inventan una y otra oficina que confunde “Derechos Humanos” con “festividades de integración” se apropian muy bien del famoso dicho “al pueblo pan y circo” . De entrada este y todos los gobiernos cuyos países intentan defender los DDHH de sus ciudadanos a través de cualquier estrategia diferente a la defensa universal de los Derechos Humanos están omitiendo el Artículo 26 Numeral 2 de la declaración Universal de los DDHH que dice: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales. Promoverá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos raciales o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz” Está claro que la educación es el camino más seguro para alcanzar la libertad del hombre, libertad que le permitirá reconocer la diversidad de su especie, no respetará al otro por obligación, sino por convicción; la libertad no hace negro al blanco, cristiano al ateo, homosexual al heterosexual ni hace zurdo al diestro, simplemente nos hace más humanos.

Entonces, quiere decir que desde el 10 de diciembre de 1948 cuando se hizo la última gran declaración de los Derechos Humanos promulgada por la Asamblea General de Naciones Unidas ningún gobierno de países subdesarrollados ha acatado la resolución y en cambio han hecho caso omiso de la importancia que tiene para la paz mundial el respeto a la considerada Carta Magna, como quien dice, no sirve de nada crear oficinas de atención a comunidades, de nada sirven las cumbres o nuevos tratados en busca de la igualdad y de la equidad si no partimos de la hoja de ruta más clara y segura para alcanzar la dicha universal, claro, a menos que sea adrede la equivocada búsqueda de la paz.

Jeff





jueves, 27 de diciembre de 2012

Mi Fútbol, Pasión Desenfrenada

América de Cali
No sé cómo ni a qué horas el fútbol  empezó a ser parte casi sobrenatural de mi existencia, digo casi sobrenatural porque cuando estoy en examen de conciencia me parece poco normal y hasta absurdo saltar y llorar de la felicidad por pasiones desbordadas cuando uno de mis equipos sale victorioso, o peor aún cuando he llorado casi inconsolable por casos contrarios. Y es que recuerdo que desde niño pasaba mucha parte de mi tiempo intentando saltar tan alto como Benji Price el súper arquero de los Súper Campeones, me reclamaba el porqué mis amigos y yo no podíamos hacerlo como él, o, patear el balón tan duro como Oliver Atom, recorrer la cancha de par a par como Steve Hyuga mediocampista  de la misma serie, frustrante dedicar una hora del día a ver televisión solo para aprender técnicas que podrían hacerme jugar mejor y que luego en la cancha del barrio resultara que no sirvió para nada y que seguía siendo un  tronco. Ah, y es que solo por informarles les cuento que mi pasión desbordada por el fútbol es inversamente proporcional a mi talento para jugarlo: MALO, soy muy malo jugando, en 25 años de vida aún sigo siendo el suplente que nadie quiere que le llegue el turno para salir a la cancha, además puedo convertirme en toda una “guadaña” cuando de querer avanzar se trata., mejor dicho, seguiré amando el fútbol desde las graderías o frente a la pantalla de un televisor o al alcance sonoro de una transmisión radial. Mi mamá y quienes han compartido convivencia conmigo procuran no dejar el control remoto del tv a mi alcance porque saben que pasando los canales puedo encontrarme con un recuadro verde, un estadio colmado de hinchas y 22 jugadores en la cancha que me harán detenerme a mirar al menos información del encuentro para luego tomar la decisión de seguir  pasando los canales o definitivamente ver el juego, casi siempre tomo la segunda opción. 

La Selección Colombia

Copa América 2001

Como casi todos los colombianos, he perdido mucho tiempo de mi vida viendo partidos de la selección Colombia, digamos desde que tengo uso de razón futbolera (1995 en adelante) pude ser testigo de la clasificación al último mundial al que asistimos: “Francia 98” luego en ese gran certamen empecé a padecer lo que serían los siguientes 13 años de selección Colombia: Caída frente a Rumania, Victoria frente a Túnez (Gol de Leider) y repetición de la caída esta vez ante Inglaterra.  Luego vino la única gran dicha que celebramos como hinchas de la selección Colombia: La Copa América 2001, en resumidas cuentas el domingo de la final ante México la sangre me hirvió literalmente y sentí tanta adrenalina como seguro antes no había sentido, se transformó en euforia y gritos de alegría luego del tremendo gol de Iván Ramiro Córdoba que nos dio la merecida, anhelada y única copa levantada por nuestra selección… ¿Para qué hablar de la copa Confedereaciones y de las demás copas Américas jugadas en adelante? Perú, Venezuela y Argentina… la historia habla por sí sola. Ah, también sobra mencionar las tristes eliminaciones a los mundiales  de Japón – Corea, Alemania y Sudáfrica; amistosos van, amistosos vienen, las selecciones menores y sus sudamericanos, que la selección Colombia femenina, que el mundial de Colombia en 2011 y su eliminación ante México… bueno, muchos ires y venires  para un hincha apasionado que solo la irracionalidad podrá hacer que  siga ahí, sudando desde el televisor por cada minuto que pasa en la cancha sufriendo y perdiendo casi de costumbre, ganando como en el último año pero siempre ahí, un buen hincha estará en las buenas, en las malas y en las malísimas. De mi parte, habrá hincha de la selección hasta que los muiscas, los tayrona o los calima vaticinen el fin.

América De Cali

Quizás mi mayor motivación futbolera, la que me ha sacado las mayores dichas y que en contraste me ha sacado las más grandes frustraciones y tristezas en materia futbolística ha sido mi preciado y amado América de Cali, mis ojos cayeron al encanto que me produce el color rojo, desde mis más remotos recuerdos vagan imágenes de euforia desconocida por saber que América había llegado a la final de la Libertadores del 96 frente al también apreciado River Plate, la tristeza descomunal de mi hermano por la derrota posterior pudo contagiarme… desde ahí creo que empezó mi fiel pacto como hincha de uno de los mejores equipos de Colombia, para mí, el mejor. En el mismo 1996 la IFFHS calificó al América de Cali como el segundo mejor equipo del mundo después del Juventus de Italia.  Mi papá hincha del Deportes Quindío equipo de su tierra antes lo molestaba diciéndole que debía mudarse a ser hincha del América para que tuviera cierta dicha de títulos y triunfos; ahora es él quien me dice que me espera en las tribunas del Centenario porque al menos Quindío sí está en la A.  Mi mamá y primos hinchas casi furibundos de los azucareros, mi hermana poco o nada entiende de fútbol y solo  uno de mis hermanos y sobrinos comparten conmigo el viacrucis de ser hincha del rojo.  Creerán que tanta pasión por el América de Cali me permite “Odiar o detestar” a nuestro  rival de patio, pero no, aprecio mucho al Deportivo Cali por la simple razón que es también un equipo que representa el fútbol de la capital vallecaucana, saben el tremendo amor que me une a Cali y por eso sería ilógico “odiar” lo que es de la sultana.

Listado de la IFFHS
Recuerdo como si fuera ayer aquel 1999, año glorioso para mi América por ganar nuestro primero torneo internacional; la Merconorte estaba en nuestro bolsillo luego de una agónica definición por penaltis ante Santa Fe, ese mismo año resultamos subcampeones ante un siempre duro rival como Nacional, creo que desde ahí todo lo que aconteció con los rojos se ha quedado grabado en mi mente. Ser campeones en 2000 (por puntos), 2001 (Contra Medellín) y 2002 (Contra Nacional) de la mano del inolvidable Jaime de la Pava presagiaba un gran futuro y un presente con una gran emoción y un elixir de felicidad incontrolable, la copa libertadores de 2001 con madrazos y rechiflas a don Luis Barbat tampoco se olvidan luego la eliminación ante Rosario Central (Rosario también está en la B, van para 3 años) Otra de las Libertadores que creo que jamás dejaré de recordar es la del 2003, cuando América cayó humillado en el primer juego ante Santos de Brasil 1-5 en Cali!!! Tuve la fortuna de asistir a ese juego y la rabia por la aplastante derrota se hizo notar durante días, ah, Julián Viáfara arquero de entonces se ganó un enemigo a distancia, escribí correos electrónicos al equipo y llevé cartas a la sede quejándome de la mala actuación del guardametas escarlata… la indignación era total. Pese al perverso comienzo América llegó hasta semifinales del torneo continental de la mano del siempre grande Fernando Castro (el pecoso) en esa ocasión vencimos en cuartos de final al apreciado River Plate con jalada de pelo y todo de nuestro DT a Claudio Hussaín de los de la banda roja, el partido estaba caliente y América estaba pasando a semis. Todo terminó con una muy mala actuación de los escarlatas frente a Boca por el paso a la final, literalmente terminamos de la misma manera en que empezamos la Libertadores “aplastados” porque los xeneizes en el global nos hicieron un 6-0. Lo único rescatable de aquel torneo fue que entonces dos equipos colombianos disputaron las semifinales al tiempo: Medellín y América hicieron historia. Desde entonces no acontece nada glorioso en materia internacional. Por los lados de las competencias locales la situación empezaba a ponerse difícil para el América y por supuesto para todos quienes de corazón teníamos comprometida la bandera, los problemas económicos ahondaron una tremenda crisis que se reflejó en lo futbolístico al punto de acercarnos peligrosamente a la zona de descenso, debo reconocer que temí lo peor en esos días, pero al fin siempre confié en que un equipo tan grande jamás perdería su categoría… (en ese entonces no imaginaba lo que vendría) salvo la llegada del Tigre Gareca a la dirección técnica en 2006 no hubo nada de emocionante para nuestro equipo desde la libertadores 2003, y luego por los mismos problemas económicos el argentino tuvo que marcharse del equipo empeorando el futuro de la institución al punto que en 2007 estábamos no solo en “zona de descenso” sino “comprometidos con el descenso”, por fortuna llegó Diego Edison Umaña a espantarnos el fantasma de la B y a acercarnos a la esperanza de la 13 con una excelente participación en los cuadrangulares del finalización 2007 que casi nos llevan a la final hasta la última fecha, un subcampeonato en el apertura 2008 frente a Boyacá Chicó (debo reconocer que Boyacá fue merecido campeón) y el aclamado título en aquel glorioso 21 de diciembre de 2008… una verdadera fiesta la vivida en aquel momento, será porque los años van pasando y se disfruta más.  O,  porque simplemente ya el América se había convertido en una apéndice de mi vida.  Será porque la estrella  13 fue la más limpia, merecida y luchada de toda nuestra historia. Será porque revivió  las esperanzas de volver a ser el mejor equipo de Colombia levantando las banderas caídas de quienes habían perdido la fe.

Lo que faltaba por vivir

Estadio Olímpico Pascual Guerrero
Por más pesimistas que fuéramos, los hinchas del América jamás pensamos que la situación fuera más allá de la crisis económica y de resultados que seguramente creímos había terminado luego del flamante título número 13, había con qué afanar más títulos, vaticinaba una seguidilla de campeonatos similar a las sucedidas con De La Pava y Ochoa, pero no, el título 13 fue un alto en nuestra historia porque desde entonces la crisis se hizo más fuerte y  la inestabilidad institucional que además permeó en los ánimos de sus hinchas un sin sabor de tristezas y pocas esperanzas de avanzar, era tanta la frustración en lo deportivo que no volvimos a cuadrangulares finales desde 2008 hasta el finalización 2011 (Nuestras últimas semifinales en liga), pasando por malas experiencias denominadas DT como Jorge Bermúdez y Wilson Piedrahita, saco de las malas experiencias a Álvaro Aponte, para mí, él fue un sujeto útil a la institución pero que no lo dejaron trabajar como debía. La muy mala administración del equipo y la crisis económica patrocinada por estar incluidos en la lista Clinton llevaron a decisiones de orden deportivo que pusieron fin a las esperanzas de sus más fieles seguidores. Luego de casi sentir alivio por el descenso directo del Pereira  y el cabeza a cabeza con Itagüí en la lucha por esquivar la promoción, América plantó en su historia un 11 de diciembre como fecha en que empezó su camino al verdadero infierno, infierno para la institución y para sus apasionados hinchas que a ese día no pensábamos lo que vendría. Ese 11 de diciembre América jugaría el primero de los dos partidos más importantes de su historia: La promoción, sería ante Patriotas de Tunja, ¿Quién tendría duda sobre el equipo que se quedaría en la A? yo por ejemplo llegué a pensar que era pelea de tigre con burro amarrado (Patriotas el burro) más cuando ningún equipo en Colombia había logrado ascender por la vía de la promoción.  Luego de terminar el primer encuentro, el pensamiento de muchos hinchas incluyéndome era otro, América parecía jugar con la suerte echada, la sed de victoria se quedaba en los ánimos de los hinchas y en el pobre fútbol de nuestro equipo, la angustia de pensar lo peor no me dejaba en paz, claro, mis papás y allegados decían que obvio América no descendería, y yo seguía preguntándome el porqué de aquel sentimiento por un equipo de fútbol, el porqué me apartaba de mi racionalidad para permitirme vivir aquella experiencia, mejor dicho una prueba de más en medio de la pasión futbolera. Pero bueno, lo peor de 2011 pasó el 17 de diciembre en Cali, América cayó por la vía de los penaltis y fue condenado a jugar en la segunda división, la tristeza me llevó al llanto y  a pensar en lo que sería  de 2012 sin mi América en la Liga. Las burlas y los chistes malos no se hicieron esperar, quizás hacían peor la experiencia, un consuelo era pensar en River y Deportivo de la Coruña, dos grandes que para la fecha también estaban en la B pero que hicieron de su paso por la segunda división una efímera experiencia de un año, igual que Juventus en 2006.  Puedo mofarme de la desgracia y decir “al menos somos el único equipo grande en la B” o, “tenemos el mejor estadio de la B” charlas van y charlas vienen, y pese a la gran ilusión a mitad de 2012 frente a Magdalena y a la repetida angustia frente a Petrolera y Cúcuta, no cabe duda que los hinchas del América quisiéramos ver a nuestro equipo en la A, no cabe duda que el verdadero clásico en el Pascual es entre nuestro América y el Deportivo Cali, no con el Cortuluá o el Aguablanca,  como tampoco cabe duda, que pase lo que pase, en la A o en la B, o incluso en su memoria,  los hinchas, los verdaderos hinchas seguiremos siéndolo hasta el fin de nuestros días.

Para terminar quiero dejar claro que a lo que llamo "parte sobrenatural" en cuanto a la pasión del fútbol hago referencia a lo que este deporte causa en quienes nos fascinamos de su arte, afectando emocionalmente la vida particular de quien  se permite sentir tal intensidad por cualquiera sea el equipo de fútbol al que siga independiente de si se llama América, Cortuluá, Nacional, Tolima, Boca, Millonarios, Real Madrid, Deportivo Tapitas, etcétera. Desde el momento que haya odio y violencia en nuestra pasión por el fútbol, deja de ser sobrenatural y se convierte en un acto irracional que daña, ni el fútbol ni ningún ente deportivo, artístico, religioso o político debe motivarnos  dañar a quien no piensa o sigue lo que nosotros; si sucede, entonces estamos en un error. Ya en Colombia hemos vivido experiencias irracionales como el asesinato de Andrés Escobar, el de hinchas a manos de otros que se dicen llamar "hinchas", destrozos en estadios y alrededores.. en fin, cualquiera sea nuestra pasión se debe vivir en paz. 

Jeff
Última Gran Alegría